Bettinotti y Fernández

domingo, 8 de enero de 2012

EL FRUTILLAR y LA PARCELA DEL VENENO

Desde que se reglamentó la Ordenanza Municipal 18.740, la cual prohíbe la aplicación de agrotóxicos en la franja de los 1000 metros próximos a las viviendas, EL FRUTILLAR no ha parado de envenenar a los vecinos del Barrio San Carlos y La Gloria de la Peregrina.

¿Qué pasa en 40 hectáreas de frutillas?

La primera de las denuncias realizadas con posterioridad a la reglamentación de la ordenanza data del 1 de septiembre. Esta denuncia fue realizada por vecinos de los Barrios San Carlos y La Gloria de la Peregrina. El incumplimiento de la Ordenanza 18.740 fue detectado en una parcela de aproximadamente 40 hectáreas de frutillas, la cual está rodeada de viviendas y a menos de 1000 metros de la escuela número 46. Cabe aclarar que el frutillar no solo está explotando estas 40 hectáreas, sino que son varias las parcelas de similar tamaño que rodean al barrio; todas explotadas por la misma compañía frutihortícola y en base al uso de productos de síntesis.

Durante el mes de septiembre en esta parcela de 40 hectáreas se registró al menos otra aplicación de agrotóxicos. Entre los meses de octubre y diciembre, la misma parcela de frutillas fue fumigada al menos 12 veces! Más del 90% de las aplicaciones fueron realizadas durante la noche; franja horaria donde los teléfonos de Policía Ecológica o Gestión Ambiental no son contestados por nadie. Los aplicadores fumigan con trajes protectores y máscaras, todo indicaría que siguen aplicando fungicidas y/o insecticidas de alta toxicidad (aunque nuestros funcionarios dicen que las aplicaciones son de productos orgánicos…).

En lo que va de este año, la misma parcela ya ha sido fumigada 4 veces. Las aplicaciones de agrotóxicos no sólo están afectando a los vecinos del barrio sino que se están realizando en pleno periodo de cosecha de frutillas, las cuales son luego transportadas al mercado local. ¿Se está vendiendo frutilla con altos niveles de residuos tóxicos en las fruterías de Mar del Plata?

Aunque se han realizado diferentes denuncias por fumigar infringiendo la ordenanza 18.740 en los barrios previamente mencionados hay un patrón que se repite: los vecinos son envenenados por la misma empresa, la Compañía Industrial Frutihortícola SA conocida en la zona como El Frutillar y en el mercado por sus productos Frutilla Tamara.

¿Qué pasa con “nuestros” funcionarios?

Durante el mes de diciembre, un grupo de vecinos afectados por las fumigaciones (pertenecientes a los barrios la Gloria de la Peregrina, San Carlos, Barranca de los Lobos, Playa Chapadmalal, y Santa Isabel) se reunió con la directora de Gestión Ambiental (CLAUDIA BALTAR), el director de Desarrollo Productivo (JORGE GAMBALE), y el Secretario de Salud (ALEJANDRO FERRO). En esa misma reunión, donde nuevamente se reafirma la no voluntad de los funcionarios para que los productores dejen de aplicar agrotóxicos en las explotaciones agrícolas linderas a las viviendas, la Sra. Claudia Baltar dio su número de teléfono particular como posible solución en caso de que las aplicaciones de estos venenos sigan ocurriendo durante la noche (una de las denuncias de los vecinos en la mencionada reunión).

Como siguió esto…

Durante las 4 aplicaciones de agrotóxicos registradas para lo poco que va de enero en la misma parcela de frutillas se llamó al teléfono de Claudia Baltar pero la Sra. nunca contesto al llamado. Le dejamos mensajes contándole el atropello que seguíamos viviendo pero nunca tuvimos respuesta. El sábado 7 de enero a las 21:50hs nuevamente comenzaron a fumigar la misma parcela. A las 21:55 nos pudimos comunicar con Claudia Baltar. Dentro del dialogo que la funcionaria tuvo con uno de los vecinos dijo que no podía hacer nada, que si estaban fumigando con receta agronómica el protocolo lo permitía. Cuando Baltar menciona “el protocolo”, se refiere al documento cocinado como pan dulce de navidad entre representantes de las tres secretarias (di-gestión ambiental, salud y producción), productores locales, representantes de instituciones como la Universidad Nacional de Mar del Plata, entre otras. El famoso protocolo permite a los productores seguir incumpliendo con la ordenanza que prohíbe las fumigaciones en el radio de los 1000 metros de las viviendas. Tanto Claudia Baltar, como Alejandro Ferro y Jorge Gambale no están cumpliendo con lo que el Tribunal 2 de Familia de Mar del Plata ordenó (reglamentar y poner en funcionamiento de forma inmediata la ordenanza 18.740) a principios del mes de Agosto de 2011.

¿Qué está pasando con estos funcionarios públicos, gestionan para empresas privadas o es pura inoperancia?

Desde la asamblea de vecinos autoconvocados Paren de Fumigarnos (Mar del Plata) alertamos a la población sobre los posibles niveles de residuos tóxicos que puedan estar teniendo estas frutillas. Recordamos que al tener un mercado concentrador de frutas y hortalizas donde quien reina es la ausencia de control toxicológico los productos llegan frecuentemente a nuestras casas con niveles de agrotóxicos que exceden lo permitido según el código alimentario.

Asamblea de vecinos autoconvocados Paren de fumigarnos (Mar del Plata)

Contactos: Jorge (155-822892), Germán (155-274614)

No hay comentarios:

Publicar un comentario