Bettinotti y Fernández

lunes, 7 de noviembre de 2011

Mar del Plata, Barrio Fumigado....

Nueva denuncia por fumigaciones en un campo de Chapadmalal


Más problemas en las afueras de Mar del Plata
Más problemas en las afueras de Mar del Plata

Hasta allá llegó un móvil de la Policía Ecológica, que constató el uso de un insecticida sin receta agronómica. De Gestión Ambiental nadie se acercó porque el área municipal no trabaja los fines de semana

Vecinos del barrio Playa de Chapadmalal advirtieron ayer a la mañana que se estaba fumigando el campo lindero al complejo vacacional & spa situado sobre la ruta 11 en el kilómetro 542. Hasta allí se convocaron los integrantes de la Asamblea Paren de Fumigarnos, también llegó personal de la Policía Ecológica, pero nadie se acercó del Municipio: la respuesta fue que Gestión Ambiental no trabaja los fines de semana.

La fumigación se extendió desde media mañana hasta el mediodía. Un pequeño tractor esparció un agroquímico por el terreno lindero al predio del RCT. Ante esta situación, los vecinos del barrio se comunicaron con los integrantes de la Asamblea Paren de Fumigarnos, quienes estaban reunidos como cada sábado.

Enseguida llamaron a Gestión Ambiental, pero nadie respondió. Al comunicarse con el área municipal de Defensa Civil, les dijeron que la dirección especializada no trabajaba los sábados y domingos. “Nos dijeron que la denuncia teníamos que hacerla el lunes, pero nosotros no podemos esperar, no nos sirve hacerla dentro de dos días cuando el campo ya fue fumigado”, expresó Gustavo Pizani, miembro de la agrupación ambiental.

De parte del Municipio no había ningún representante para constatar qué tipo de agroquímico se estaba esparciendo. Sin embargo se acercó personal de la Policía Ecológica, que constató que se estaba echando sobre la tierra un insecticida, sin receta agronómica, según se les informó a los vecinos. Telefónicamente, los militantes ambientalistas se comunicaron con Jorge Gambale, director de Desarrollo Productivo de la Comuna, quien les comunicó que a través del acta de constatación labrada por la Policía Ecológica se notificaría al dueño del campo, de acuerdo a lo relatado por los vecinos.

Es que ya fue reglamentada la ordenanza 18.740 y se estableció días atrás un protocolo de procedimiento para aplicarla. En la norma se marcó el plazo de 365 días para que Gestión Ambiental -como unidad ejecutora- aplicara las sanciones a aquellos productores que infrinjan la normativa, es decir que fumiguen a menos de mil metros del límite del campo, donde pueden situarse viviendas, jardines de infantes o escuelas.

Para su aplicación, se diagramó un cronograma que divide el año en tres etapas, de 120 días cada una. Durante la primera -que entró en vigencia a mediados de octubre- se realizará un relevamiento y se elevará un pedido de informes a catastro, para delimitar la franja de mil metros. En la segunda etapa, se avanzará ya con la restricción en el uso de productos contemplados en la 'banda roja'. Se trata de aquellos de mayor toxicidad y que se estima salgan del mercado en los próximos años. En la tercera fase, sólo quedarán aquellos de la 'banda verde' y se deberán dejar de utilizar los productos contemplados en la banda roja, azul y amarilla.

Con la base de este protocolo fue que los vecinos llamaron a Gestión Ambiental pero nadie pudo constatar el tipo de agroquímico utilizado. “No sabemos qué tipo de veneno usaron. Lo único que pudimos saber es que se echó un insecticida granulado. Como miembros de la Asamblea tomamos muestras, pero oficialmente no se hizo nada de eso”, explicó Pizani.

El integrante de la Asamblea Paren de Fumigarnos contó que en ese mismo campo, hace dos meses, se pasó un herbicida. “Había chicos jugando en la esquina y el campo estaba siendo fumigado. Ahora tiraron un insecticida para sacar los gusanos del suelo”, señaló.

Por “no haber afectados” la Policía Ecológica no entregó a los vecinos ninguna notificación, sino que dejaría constancia en el libro de actas de lo sucedido. Así lo relató Pizani, quien mencionó que Gambale se comprometió a actuar con esa información en mano. “Es necesario actuar. Esto es una vergüenza, echan veneno que contamina hasta el agua, no puede pasar desapercibido”, expresó.

Redacción El Atlántico

No hay comentarios:

Publicar un comentario