Bettinotti y Fernández

miércoles, 20 de octubre de 2010

Qué nos está pasando con el Artículo 41...


Arriba. "La soja no nos deja ver la escuela", fotografía tomada en el Barrio 2 de abril de la ciudad de Mar del Plata.

Abajo. Fotografía denunciando la fumigaciones en el barrio Santa Isabel. Estas ocurrieron en el último de los casos para que los vecinos del Barrio Cerrado Marayui, de la ciudad de Mar del Plata, tengan a costa del veneno sus veredas limpitas...


Artículo 41° de la Constitución Nacional

“Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.

Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.

Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos.”

Proyecto de ley y debate en el Congreso contra las fumigaciones

Para frenar los agrotóxicos

En una audiencia pública en la Cámara de Diputados, legisladores, científicos y organizaciones sociales avalaron un proyecto de ley que busca prohibir en todo el país las pulverizaciones aéreas con plaguicidas. También limita las terrestres.

/fotos/20100922/notas/ww16fo01.jpg
El investigador Andrés Carrasco fue uno de los expositores en la audiencia del Congreso.
Por Darío Aranda

El debate por las consecuencias sanitarias de los agroquímicos entró ayer al Congreso Nacional de la mano de legisladores de distintos bloques, científicos que probaron los efectos negativos en la salud y organizaciones sociales. Fueron recurrentes dos afirmaciones: es necesario cambiar la actual forma de producción agropecuaria y es prioritario dejar de lado el modelo extractivo –donde monocultivo de soja y megaminería a cielo abierto son sus caras más famosas–. “No es la prueba científica la que cierra esta discusión, es la realidad, los vecinos afectados, las malformaciones y los abortos espontáneos”, afirmó el director del Laboratorio de Embriología Molecular de la UBA y científico del Conicet, Andrés Carrasco. La diputada Cecilia Merchán, junto con otros doce legisladores, presentó un proyecto de ley para prohibir todas las pulverizaciones aéreas y limitar las terrestres.

“Minería y soja pertenecen a un mismo modelo. Ambos son perjudiciales. Hay que debatir el perfil productivo de las provincias y esto no se trata de un falso antagonismo ‘interior-Capital’. Soy de Córdoba, provincia sojera, e igual sostengo que este modelo tiene consecuencias en la salud de las poblaciones”, abrió el debate Merchán, en una sala repleta de público. Le siguieron los legisladores Miguel Bonasso, Fernando Solanas, Lisandro Viale (socialismo) y Ariel Basteiro (Nuevo Encuentro).

Carrasco presentó su investigación que confirma el efecto letal del glifosato en embriones anfibios. “Tal como lo quería el ministro de Ciencia (Lino) Barañao, nuestro trabajo está publicado (en la revista científica internacional Investigación Química en Toxicología). Y prueba que el glifosato produce malformaciones o mata al embrión”, remarcó y explicó que los vertebrados (desde anfibios hasta humanos) comparten los mismos mecanismos embrionarios. “Existe la muy seria posibilidad que ocurra lo mismo en humanos, sobre todo en las tres primeras semanas de gestación”, precisó, y alertó que “el problema no es el glifosato, no es el único ni el último agrotóxico, sino un modelo de producción”.

Javier Souza Casadinho, docente de la Facultad de Agronomía de la UBA y coordinador regional de la Red de Acción en Plaguicidas (Rapal), explicó que en la actualidad se riega el país con más de 300 millones de litros. En 1999, las cámaras empresarias recomendaban usar seis litros por hectárea, en la actualidad instan –para la misma superficie– 14 litros. “En nuestro país se sigue usando el endosulfan, extremadamente tóxico, que ya fue prohibido en 69 países del mundo. Acá usamos cuatro millones de litros por año”, cuestionó.

La Leonesa es una localidad de diez mil habitantes a 60 kilómetros de Resistencia. Desde hace una década denuncian el efecto sanitario de los agroquímicos utilizados en plantaciones de arroz. Apuntan al glifosato, endosulfan, metamidofos, picloran y clopirifos, entre otros químicos usados también en la soja. Ante las crecientes denuncias y movilizaciones, en 2009 el gobierno del Chaco creó la Comisión Provincial de Investigación de Contaminantes del Agua. Cinco meses después, finalizó su primer informe oficial y llamó al alerta nacional: los casos de cáncer en niños se triplicaron y las malformaciones en recién nacidos aumentaron 400 por ciento. Sucedió en sólo una década y corresponden a estadísticas sanitarias vinculadas a zonas con uso intensivo de agroquímicos.

El jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Raúl Horacio Lucero, detalló frente a legisladores las historias clínicas de niños malformados que comenzaron y llegaron a su consultorio, exhibió radiografías de bebés sin dedos, chicas con brazos sin articulación. “En el caso de La Leonesa se usaron datos registrados en los hospitales públicos desde hace años, registros oficiales, y fue realizado por una comisión oficial, ¿cómo puede ser que eso no tenga difusión?, ¿cómo se puede silenciar?, ¿qué otra prueba quieren? Yo vi los casos, nadie me lo contó, conozco a la niña con malformaciones, la vi crecer y también vi que su mamá sufrió fumigaciones en los primeros meses de embarazo”, lamentó.

El presidente de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas, Orlando Martínez, denunció discriminación hacia el sector, “con 85 años de historia y 50 mil trabajadores”, reclamó un “sustento técnico” para la prohibición, se mostró favorable a abandonar los “productos nocivos” para la salud y retrucó con una sorpresiva propuesta, que fue bienvenida por los presentes: “Si prohíben las fumigaciones aéreas, también hay que prohibir las terrestres”.

El proyecto de ley 5857-D-2010 prohíbe en todo el país las pulverizaciones aéreas de “plaguicidas, agrotóxicos o biocidas químicos o biológicos” con destino para el uso agropecuario, cualquiera sea el producto activo o formulado así como su dosis. También prohíbe la aplicación terrestre dentro de un radio de mil metros a partir del límite de las plantas urbanas y periurbanas en todo el país. En caso de que se viole la norma, propone penas de tres a diez años de prisión. Firman el proyecto de ley diputados de Proyecto Sur, GEN, SI y Frente para la Victoria.


Fuente:http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-153587-2010-09-22.html

Esperamos una respuesta...

Durante el mes de agosto y septiembre del 2010 se presentaron reclamos al Intendente Municipal de la Ciudad de Mar del Plata (Gustavo A. Pulti).

Estas cartas fueron firmadas por diferentes vecinos de los barrios "2 de abril", "La Gloria de la Peregrina", "Santa Isabel", y además por la Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Estamos esperando una respuesta...


-------------------------------------------------------------

Mar del Plata, 31 de agosto 2010

Sr. Intendente Municipal

General Pueyrredón

Cdor. Gustavo Pulti

S / D

Nos dirigimos a Ud. en calidad de vecinos de esta ciudad, afectados por las fumigaciones con agrotóxicos.

Ante la inminente llegada de la época del año en que las fumigaciones se hacen más frecuentes exigimos a Ud. haga cumplir la ordenanza N°18740, vigente según el Art. 108, inciso 2, de la Ley Orgánica de Municipalidades. En su artículo 1° dicha ordenanza dice:

“Prohíbese dentro del radio de mil (1.000) metros a partir del límite de las plantas urbanas o núcleos poblacionales -entendiéndose por tales aquellos donde habitan personas- y en la totalidad de la planta urbana propiamente dicha:

a. La utilización de cualquier plaguicida de síntesis (fungicida, insecticida, bactericida, rodenticidas, herbicida, acaricida) y todo otro producto de carácter similar de aplicación agropecuaria o forestal.

b. El tránsito de maquinaria terrestre cargada o no con cualquier plaguicida de síntesis (fungicida, insecticida, bactericida, rodenticidas, herbicida, acaricida) y todo otro producto de carácter similar de aplicación agropecuaria o forestal.

c. El descarte y abandono en el ambiente terrestre, acuático y/o urbano de envases de cualquier plaguicida de síntesis (fungicida, insecticida, bactericida, rodenticidas, herbicida, acaricida) y todo otro producto de carácter similar de aplicación agropecuaria o forestal, en particular envases de plaguicidas y de cualquier otro elemento usado en dichas operaciones en el área mencionada en este artículo o fuera de ella.”

Esta ordenanza no hace más que ratificar el espíritu del artículo 41° de la Constitución Nacional, que dice:

“Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.

Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.

Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos.”

La modificatoria N°19110, sancionada el 5 de marzo de 2009, señala como autoridad de aplicación al Director de Gestión Ambiental del EMVISUR y GA del Municipio de Gral. Pueyrredón. Por consiguiente, es a Ud. a quien consideraremos responsable, en primera instancia, ante el incumplimiento de dicha ordenanza y sus consecuencias.

Asamblea de Autoconvocados

PARENDEFUMIGARNOS

Nos reunimos todos los MARTES de 18 a 20hs

Centro Cultural América Libre

Teléfonos: 475-6117 - 155822892

parendefumigarnos@hotmail.com

http://www.parendefumigarnos-parendefumigarnos.blogspot.com/

viernes, 15 de octubre de 2010

Fumigación de banquinas en el Barrio Santa Isabel


Los vecinos del Barrio Santa Isabel de la Ciudad de Mar del Plata denuncian la fumigación de las banquinas de la calle que conduce al conocido Barrio Cerrado Marayui.


Los vecinos se preguntan quién autorizó esta acción, la municipalidad?, el ministerio de asuntos agrarios?

Uno de los vecinos asegura que lo que les pasa es VERDADERAMENTE VERGONZOSO Y PENOSO, asimismo piden que se TOMEN CARTAS EN EL ASUNTO, que ESTAN HARTOS DE REALIZAR DENUNCIAS Y QUE SIGAN HACIENDO LO QUE QUIERAN.


jueves, 7 de octubre de 2010

Los chicos tienen la palabra...


La Asamblea Paren de FumigarNOS visitó la escuela ESB Nº44 y Municipal Nº3, y luego de proyectar una película y intercambiar con los alumnos opiniones acerca de la problemática de la expansión de los monocultivos industriales y las fumigaciones, los chicos elaboraron unas frases que aquí compartimos, y que nos invita a la reflexión…


En la vida cada uno tiene derecho a tener la potestad para decidir sobre su alimentación.
La globalización nos ha llevado a que nuestras economías se basen en monocultivos, y a la población a la desigualdad y desnutrición.
Hay que tener conciencia de las enfermedades que generan los agroquímicos y la contaminación que producen en la naturaleza.
Necesitamos de un comercio justo que nos lleve a un desarrollo y distribución equitativa, generando trabajo y consumo responsable; atendiendo a la biodiversidad.


ESB Nº 44.
Alumnos: Andrés, Nicolás, Lucas, Seba, Rogelio, Belen, Natasha, Nancy, Nicolás, Mariana, Julián, Matías, Celeste, Jésica, Lía, Brain, Karen, Yamila, Gonzalo, Fernando, Yoana, Elizabeth, Nicolás, Maxi, Evelyn, Noelia, Michelle, Melina y Juan.
Prof. Alejandra Biasucci
23-09-10

………………………………………………………………………………………


La alteración en la producción de alimentos genera enfermedades en la sociedad. Afectando no solo la salud sino también la mano de obra, el ambiente y la biodiversidad.
A causa de las fumigaciones con tóxicos se pierden especies por la irresponsabilidad de personas que solo les importan los intereses económicos egoístas; no toman conciencia de que todos tenemos derechos a vivir en un lugar libre de contaminación.
El mal uso de la naturaleza trae ganancias para unos pocos y necesidades de trabajo para muchos. Dejemos la inconciencia de lado y reflexionemos para buscar alternativas para nuestras cosechas y el beneficio de todos.


4-10-10
Escuela Municipal. Nº3
Alumnos de 4 año: Gina, Daiana, Dominique, Johana, Lucas, David, Karen, Rocío, Alexis, Micaela S., Brenda, Déborah, Johana A., Gisela, Micaela L., Melisa M., Karla, Melisa B., Cintia.