Bettinotti y Fernández

viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Qué se sabe de las consecuencias del uso del glifosato?


Revisión científica de los estudios realizados.
¿Qué se sabe de las consecuencias del uso del glifosato?
Alfredo Caro-Maldonado / Domingo 21 de noviembre de 2010

Biólogo celular, Doctor en biología del cáncer y muerte celular. Voluntario de la organizazión de acompañamiento internacional International Action for Peace -IAP

Cuando se escribe "glyphosate" en google, aparecen cerca de un millón de entradas. Mucho se ha escrito sobre este herbicida. Con esta revisión se pretende recopilar un buen número de las publicaciones científicas que existen sobre las consecuencias sobre la salud humana y ambiental del glifosato. Por "publicación científica" se entiende un trabajo llevado a cabo por un grupo de investigadores científicos que ha sido revisado para su publicación por dos o más revisores independientes. Es lo que se llama "peer-review" (o revisión por pares). Esto no garantiza totalmente que los resultados y conclusiones sean ciertos, pero es lo más fiable que existe. Profundizaremos en esto en la discusión.

Las referencias utilizadas no suelen ser de libre distribución, por lo que no podemos dar acceso a la publicación original, pero sí al resumen de la misma. De todas maneras son fácilmente accesibles desde cualquier universidad. No se pretende ser muy exhaustivo en todo lo publicado, sino simplemente en demostrar que existen suficientes estudios serios que indican que el glifosato tiene efectos perjudiciales sobre la salud y el medio ambiente. Pretende ser también un documento útil para las organizaciones y personas que están luchando contra las fumigaciones con glifosato.

INTRODUCCIÓN

No nos vamos a extender mucho en la introducción porque hay bastante material disponible y la sóla lectura de la entrada "glifosato" en Wikipedia da suficiente información para hacerse una idea de lo que es este herbicida.

1º: ¿Qué es el glifosato?

El glifosato es un herbicida que mata a las plantas al inhibir una enzima imprescindible, responsable de producir 3 aminoácidos aromáticos esenciales. Por esto, en principio sólo es tóxica en plantas, especialmente en aquellas que están en crecimiento, y por lo tanto no afectaría a los animales, incapaces de sintetizar estos aminoácidos. Pero como veremos, un inhibidor como este no puede ser tan específico, y afectará a otras enzimas y rutas moleculares de todos los organismos.

Hay que tener en cuenta que el glifosato normalmente no es utilizado "tal cual", sino que necesita disolverse en otros compuestos, llamados adyuvantes o surfactantes, que permiten al herbicida penetrar por la hoja de la planta, así como aumentar la dispersión y disminuir el tamaño de la gota.

Su uso está muy extendido por todo el mundo. En un principio se utilizó, de forma inespecífica, para matar "malas hierbas". Después, su utilización fue impulsada por la posibilidad de generar plantas resistentes al herbicida gracias a la ayuda de la ingeniería genética. Imaginad el potencial que tiene para la agricultura intensiva, la posibilidad de fumigar plantaciones enteras con un herbicida y que sólo la soja o el maíz sembrado sea resistente al mismo.

Hasta el 2000 sólo era comercializado por Monsanto, con el nombre comercial de Roundup, pero en la actualidad existen muchas empresas que lo producen y comercializan.

Tanto la agencia ambiental estadounidense, como la Organización Mundial de la Salud, catalogan al glifosato como de riesgo bajo para la salud. Ésto contradice, como veremos, muchos estudios realizados en diferentes universidades y centros de investigación internacionales. Por ello es necesaria una revisión de lo publicado, para que los movimientos sociales y personas comprometidas tengan un acceso rápido, fiable y fácil a la "realidad" sobre el uso del glifosato.

EFECTOS SOCIALES Y AMBIENTALES DEL USO DEL GLIFOSATO

Los herbicidas, especialmente el glifosato, son ampliamente utilizados en todo el mundo. Países como Argentina, Colombia y Brasil sufren, además de las consecuencias ecológicas y sanitarias derivadas de su uso, agresión social y política.

Sobre esto se ha escrito muchísimo, por lo que sólo daré algunos elementos que me parecen especialmente importantes y/o desconocidos.

El glifosato no sólo afecta a las plantas a las que se supone que va dirigido. Es importante estudiarlo no sólo por las consecuencias sobre la salud humana, sino por las que tiene sobre el medio ambiente. Desde la contaminación de aguas por su gran estabilidad, a la disminución en la supervivencia de diferentes artrópodos, lo que afecta gravemente a la cadena trófica de los entornos agrarios donde se utiliza este herbicida. Muchos de los estudios realizados están hechos en ambientes controlados, exponiendo a los organismos a niveles controlados del herbicida o adyuvantes. Existe algún estudio muy interesante que tiene en cuenta otros elementos existentes en los ecosistemas, que incrementan la toxicidad del glifosato.

El glifosato no se utiliza únicamente en el control de "malas hierbas", sino que se utiliza para destruir distintos cultivos, tanto legales como ilegales. Numerosas organizaciones sociales, humanitarias y ecologistas han denunciado su uso en las fumigaciones llevadas a cabo por el Plan Colombia. Porque las fumigaciones no sólo afectan al medio ambiente, sino que directa e indirectamente afectan a la salud y a la vida de las personas provocando el desplazamiento de poblaciones enteras.

Suponiendo que la especificidad del compuesto fuese tan elevada como para sólo afectar a la enzima que sintetiza esos aminoácidos esenciales en las plantas, su acción sin duda también afecta a la flora microbiana necesaria para mantener la fertilidad y el equilibrio ecológico del suelo.Incluida la flora necesaria para que plantas como la soja se desarrolle correctamente.

Es importante indicar la aparición de resistencias al glifosato. Tanto por transferencia entre plantas transgénicas y silvestres, como por mutaciones de novo. Estas resistencias hacen que sea necesario el uso de más cantidad de producto, con las consecuencias obvias. Pero no sólo está causando estragos en países empobrecidos. En países como España hay estudios de los efectos de la fumigación del glifosato en riveras de los ríos como el Llobregat en la provincia de Barcelona. Según un estudio realizado por la Universidad de Barcelona, por el Dr. Puértolas, el uso del glifosato en esta zona afecta negativamente a la fauna y flora del río Llobregat. Su uso en parques y otros lugares públicos en ciudades como Barcelona está siendo objeto de denuncia por organizaciones ecologistas.

EFECTOS SOBRE LA SALUD DE LAS POBLACIONES EXPUESTAS AL GLIFOSATO

Un estudio epidemiológico de las consecuencias sobre poblaciones del uso del herbicida es muy complejo. No es suficiente con unas pocas preguntas. No se pueden sacar conclusiones serias con el típico ejemplo: "Después de pasar la avioneta enfermé". Existen muchas investigaciones serias (aunque no suficientes) como para necesitar especulaciones, rumores y exageraciones. En lo que llevamos de año ya se han publicado más de 80 referencias sobre el glifosato en revistas biomédicas basadas en la revisión por pares.

Empecemos por un efecto insospechado a la vez que no del todo inocuo. La modificación genética de la soja y su tratamiento afecta a su composición. En concreto aumenta la concentración de ácidos grasos saturados y disminuye los beneficiosos (los insaturados).

Un grupo francés, liderado por el Dr. Seralini, tiene varios estudios en el 2009, que indican que el glifosato es tóxico a concentraciones hasta 400 veces por debajo a las detectadas en los vegetales tratados con glifosato aptos para el consumo humano. Genera problemas hormonales (en los receptores de andrógenos y estrógenos), daño en el ADN y efectos citotóxicos como apoptosis.

Además de las alteraciones hormonales, existen otros estudios que indican actividad pro-tumoral del glifosato y sus adyuvantes. Por ejemplo, el adyuvante no iónico X-77 induce proliferación en células tumorales de mama.

Los estudios de este grupo y otros muchos indican que es necesaria una moratoria urgente en el uso del glifosato, ya que no sólo sufren sus consecuencias las poblaciones en contacto con las fumigaciones, sino también los consumidores de productos con trazas de soja transgénica, o sea, todo el mundo.

Las autoridades tienen el deber de vigilar el uso de productos vegetales que hayan estado en contacto con el glifosato. Especialmente la soja, por lo extenso de su producción y distribución. Existen técnicas baratas y muy fiables que han sido publicadas que permitirían la detección de trazas de soja transgénica (resistente al glifosato).

Estudios epidemiológicos

Muchos estudios epidemiológicos están mal planteados. Por ejemplo este de una universidad italiana que concluye que el glifosato no es perjudicial. Basan su estudio en la observación de la aparición de "micronucleos", que son consecuencia de estrés o daño en el material genético. Pero la no presencia de micronucleos no quiere decir que no haya daño, que no existan mutaciones, que no se induzca muerte celular, parada en el ciclo celular, etc.

Los estudios, por estar mal hechos, suelen tener efectos contradictorios.

Este "estudio" del 2007 indica que las fumigaciones no tienen efectos sobre la salud ni sobre el medio ambiente. En un resumen muy tendencioso, donde se afirma que como las fumigaciones son hechas con aviones muy sofisticados, la fumigación fuera del area de interés es menor del 1%. Para concluir que las fumigaciones no contaminan han utilizado ¡5 muestras!, en las que sólo detectan trazas en 2. Este autor (Sanin) publicó otro artículo en el 2009 donde se observaban diferencias en la fertilidad de las mujeres entre poblaciones no fumigadas y fumigadas. A pesar de encontrar diferencias significativas, afirman que no es debido al glifosato porque en una región con baja fertilidad con la que se comparaba (Sierra Nevada) no había fumigaciones. Dos investigadores, Belle y Seralini, tienen publicaciones por separado (Tabla).

Aquí se puede encontrar una revisión en castellano sobre los estudios realizados. Desde luego existen suficientes indicios para justificar una prohibición total en el uso del glifosato, especialmente contra cultivos (tanto ilícitos como lícitos).

Estudios in vivo e in vitro, algunos ejemplos:

TOXICIDAD Y REFERENCIA

Positiva a anfibios a conc. normales de uso http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Positiva en gusanos a conc. menores http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Positiva en erizos de mar a conc. menores http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Positiva. Desregulación ciclo celular. Conc. 5000 veces menor a la utilizada en las fumigaciones.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Positiva. Malformaciones embrionales. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Positiva. Sistema inmunológico de los peces. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/...

Una de las publicaciones más importantes de los últimos meses, por sus consecuencias científicas y políticas, es la llevada a cabo por el grupo del Dr. Andrés Carrasco, del Conicet, en Argentina. Aquí podemos leer una entrevista a Andrés Carrasco, antes de que se publicara el trabajo. Ellos demuestran que el glifosato per se, induce anomalías en el desarrollo embrionario tanto en organismos utilizados normalmente para estudios de toxicidad, como en embriones de pollo. El glifosato induce teratogenias, y repito, a concentraciones inferiores a las presentes tanto en las zonas de fumigaciones como incluso en las semillas de soja.

También hay trabajos de la Universidad Nacional del Litoral y de investigadores como Alejandro Oliva, de Rosario, que contó con la colaboración del INTA y Federación Agraria. Hay estudios de los doctores Rodolfo Páramo (Santa Fe) y Darío Gianfelici (Entre Ríos). No son muchos estudios, pero existen, son serios y están disponibles.

INTERESES ECONÓMICOS Y POLÍTICOS

Es evidente que la industria agrícola internacional tiene un poder económico brutal. Nunca en la Historia se han producido tantos alimentos y nunca ha habido tantos hambrientos. La producción agrícola no sólo se dedica a la alimentación (soja o arroz), sino que el uso de alimentos para la producción de combustibles, o el del aceite de palma para uso industrial, tiene consecuencias ambientales, sociales y económicas muy negativas.

Por todo esto, el lobby agro-industrial, representado por unas pocas multinacionales, entre las que destaca Monsanto, tiene especial interés en acallar cualquier estudio que desvele las consecuencias de su actividad. Un ejemplo reciente muy destacable es el del acoso al que se está sometiendo al Dr. Andrés Carrasco. Los Estados, sometidos al poder de las multinacionales, no están protegiendo a la población de un veneno como el glifosato.

Las multinacionales como Monsanto, que comercializan estos herbicidas, no sólo se dedican a desprestigiar a científicos, sino que financian a otros para que encuentren resultados negativos. Un ejemplo. Más arriba citaba esta revisión sobre las consecuencias del uso del glifosato. Como verán, llega a conclusiones negativas sobre que sea perjudicial. La revisión la firma Gabriel Carrasquilla, que curiosamente firma junto a Sanin en al menos dos estudios negativos. Este hombre, Gabriel Carrasquilla, parece ser director de una empresa llamada CEIS (Centro de Ensayos, Innovación y Servicios) y miembro de la Fundación Santa Fe de Bogotá, una empresa sanitaria privada de élite, donde permanecer un día en una habitación de sus hospitales cuesta más de 600$. Pues bien, si se hace una simple búsqueda, se verá que esta fundación recibe cuantiosas "ayudas" de Monsanto, la principal distribuidora del glifosato. Este señor firma al menos 4 artículos científicos sobre el glifosato.

EL CASO COLOMBIA

Si de por sí es perverso el uso de estos venenos en alimentación por las consecuencias sobre la salud tanto de las poblaciones que los producen como las que los consumen, qué decir cuando las fumigaciones son utilizadas con el fin de desplazar a comunidades enteras. En Colombia, el glifosato además de en la agricultura, se utiliza con otros 2 objetivos, que en realidad es uno. La fumigación de cultivos, tanto lícitos como ilícitos con el objetivo de desplazar a la población civil del terreno. El gobierno colombiano, para justificar su uso, realiza estudios como este, que se puede leer en español. Si se fijan, concluyen que las fumigaciones no tienen consecuencias sobre la población, basándose en que las ciento y pico personas estudiadas tenían presencia de glifosato en orina porque ¡ya estaban en contacto con el mismo por su trabajo! ¿Y por qué no investigaron personas que no trabajaran con el herbicida?

Al desplazamiento de la población, se le suma los daños psicológicos en la población infantil y adolescente con el inicio de las aspersiones aéreas del Plan Colombia. El ambiente socialmente difuso, de extrema complicación en el que viven, se agrava con las fumigaciones, presencia de grupos armados y alteración continua de la biodiversidad. Entre las alteraciones psicológicas se encuentran: depresión, ansiedad y trastornos del aprendizaje. Por ejemplo se observa: negación de la realidad a la cual no pueden adaptarse por ser demasiado hostil; disminución de la capacidad de adaptación por enfrentar una situación desconocida; negación a sí mismo, lo que conlleva una baja importante en la autoestima. Aquí pueden leer más sobre las consecuencias de las fumigaciones sobre la infancia. No es objetivo de esta revisión entrar en las motivaciones políticas del uso del glifosato, pero sí es importante indicar que la fumigación de la coca llevada a cabo por el Plan Colombia, así como la fumigación de cultivos lícitos, está produciendo efectos desvastadores sobre la población civil: enfermedades, malformaciones, abortos, contaminación de aguas, y por último desplazamiento. Lo explicado más arriba demuestra que el uso del glifosato sobre la población, sea cual sea el motivo, es un crimen contra la humanidad que debería ser juzgado.

CONCLUSIONES:

Existen suficientes estudios serios que indican la necesidad de una moratoria inmediata del uso de herbicidas, especialmente del glifosato. Los gobiernos, supuestos garantes de nuestra seguridad sanitaria y alimentaria, deben dejar de someterse a los lobbys agroalimentarios y poner recursos para que se investigue más sobre el efecto de este y otros pesticidas. El monocultivo, consecuencia de la industrialización de la agricultura, tiene consecuencias ambientales y sociales muy perjudiciales. Deforestación, desplazamientos, contaminación, hambrunas, etc. No sólo se ven afectadas las poblaciones en contacto con las fumigaciones (ya sean cultivos como parques naturales y públicos), sino que la presencia del glifosato y sus adyuvantes en los alimentos tienen efectos sobre la salud. Con esto quiero decir que este no es un problema de los países productores, sino un problema global. Las personas conscientes debemos hacer conocer estos datos a la población, debemos denunciar la industrialización de la agricultura, el sometimiento de los gobiernos a multinacionales como Monsanto y apostar por una agricultura sostenible, respetuosa con los pueblos y el medio ambiente.

Agradezco a Silvia su colaboración en la escritura, lectura crítica y búsqueda de documentación.

Alfredo Caro-Maldonado. Dr. en Biología Celular y oncología por la Universidad de Barcelona.

REFERENCIAS:

Aparte de las indicadas, se recomiendan estas:

http://www.javeriana.edu.co/biblos/...

http://www.ataonline.org.ar/stop/pd...


viernes, 19 de noviembre de 2010

Respuesta del Programa Interdisciplinario de Bioética de la Universidad Nacional de Mar del Plata


La Asamblea Paren de FumigarNOS (Mar del Plata), a través de diversas notas reclamó a la Municipalidad el respeto a la ordenanza votada por unanimidad en el Consejo Deliberante. Por otro lado, se le solicitó al Rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y al Programa Interdisciplinario de Bioética (PTI) de dicha universidad se manifiesten frente a esta violación de derechos por parte del municipio.


Argentina: reclasificación de Agroquímicos

Fuente: http://biodiversidadla.org/Principal/Contenido/Noticias/Argentina_reclasificacion_de_Agroquimicos

Agrotóxicos

Recomendación del Defensor del Pueblo al Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Resolución 147/10

El día 12 de Noviembre de 2010, el Adjunto I Defensor del Pueblo de la Nación a Cargo, Dr. Anselmo Sella, habiendo visto la actuación Nº 1680/10, caratulada “Solicitud de intervención vinculada a la modificación de la metodología utilizada en la clasificación de los agroquímicos”, como así tambièn las actuaciones Nos. 9203/02, 6193/03, 1305/04, 1389/07, 1614/07, 3840/07, 215/08, 912/09, 2216/09, 2787/09; y luego de 5 páginas de Considerandos muy bien fundamentados.

Resuelve:

Artículo 1.- Recomendar al Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que impulse las medidas necesarias para modificar la metodología utilizada en la clasificación de toxicidad de los productos agroquímicos, de manera tal que:

  1. Abarque al consunto de todos los daños a la salud que el producto pueda ocasionar (letal y subletal, agudo y crónico)
  2. Hasta tanto se realice la revisión de la clasificación, los agroquímicos aprobados que no tengan evaluado el grado de su toxicidad en las dosis subletales y crónicas, sean clasificados como “I.a: sumamente peligrosos, muy tóxicos” e identificados con banda roja.
  3. Los formulados de los agroquímicos sena clasificados con la toxicidad mayor, que puede corresponder a la del componente más tóxico o al formulado considerado integralmente.
  4. Los estudios sobre los que se basan las clasificaciones de los agroquímicos, deben ser realizados por entidades de acreditada y reconocida independencia de criterio.

Art. 2.- Regístrese, notifíquese en los términos del artículo 28 de la ley Nº 24.284, publíquese y archívese.

Resolución Nº 00147/10

lunes, 15 de noviembre de 2010

Un nuevo estudio para los agrotóxicos

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-156886-2010-11-15.html

En su dictamen, la Defensoría del Pueblo solicitó al Ministerio de Agricultura que profundice los estudios sobre agroquímicos y pidió que la recategorización de su toxicidad se base en resultados independientes y no en los presentados por las empresas.

/fotos/20101115/notas/na13fo01.jpg
El uso del glifosato fue aprobado en Argentina durante 1996.
Por Darío Aranda

Las empresas de agroquímicas defienden la baja toxicidad de sus productos con una metodología polémica: hacen hincapié en los efectos agudos, la exposición a corto plazo y con efectos inmediatos. No profundizan los estudios científicos en los efectos crónicos, que implica exposición a bajas dosis durante un tiempo prolongado (como sucede en la práctica con las fumigaciones de campos de soja o arroz). Desde hace décadas, en todo el mundo, organizaciones ambientales y campesinas piden modificar esa metodología. La Defensoría del Pueblo de la Nación acaba de dar un paso en ese camino: solicitó al Ministerio de Agricultura que modifique la forma de clasificación de los agroquímicos, instó a que los estudios de toxicidad estén a cargo de instituciones independientes (no de empresas ni de científicos ligados a las compañías) y, hasta que no se implemente la nueva metodología, reclamó que los agroquímicos sean reubicados en la más alta categoría de toxicidad, lo que implicará alejar las fumigaciones de escuelas rurales, viviendas campesinas y barrios periurbanos.

La Resolución 147/10 de la Defensoría del Pueblo fue emitida el viernes a última hora. Consta de cinco páginas de fundamentación y una carilla resolutiva. “(Se) recomienda a la Secretaría de Agricultura de la Nación que impulse las medidas necesarias para modificar la metodología utilizada en la clasificación de toxicidad de los productos agroquímicos”, precisa el primer artículo y solicita se estudien “todos los daños a la salud que el producto pueda ocasionar, efecto letal y subletal, agudo y crónico”.

Para ubicar a los agroquímicos en los diferentes rangos de peligrosidad las empresas –y los organismos estatales– miden la toxicidad mediante la “Dosis Letal 50” (DL50). Este parámetro se define mediante la cantidad de agroquímico que mata al 50 por ciento de una población de animales de laboratorio durante un tiempo corto. La DL50 está relacionada exclusivamente con la toxicidad aguda de los plaguicidas, no mide la toxicidad crónica, aquella que surge de pequeñas exposiciones diarias a través de un largo período.

“Todo agroquímico que causa daños crónicos pero mata a poco menos de la mitad de las ratas de laboratorio, en forma aguda con altas dosis, es clasificado como producto Clase IV, identificado con la leyenda ‘normalmente no ofrece peligro’ y señalizado con la banda verde”, denuncia la Red Nacional de Acción Ecologista (Renace), colectivo de organizaciones que participó, en mayo pasado, de una presentación ante la Defensoría del Pueblo para que se solicitara la recategorización de los agroquímicos.

En la presentación ante la Defensoría se remarcó la inconsistencia en la clasificación de toxicidad. “La metodología basada en la DL50 no tiene en cuenta, por ejemplo, si el agroquímico analizado mata años después de una aplicación, porque no es toxicidad aguda; o si mata después de exposiciones repetidas a lo largo de varios años; o si produce o induce malformaciones congénitas, abortos espontáneos, cáncer, afecciones cardíacas, afecciones neurológicas, alergias, daños oculares; y tantos otros daños a la salud que afirman los estudios realizados por investigadores que no dependen de las empresas que patentan, producen y comercializan estos productos”, explica la Renace.

El estudio del investigador de la Facultad de Medicina de la UBA y el Conicet Andrés Carrasco, que confirmó malformaciones en embriones anfibios, sí aborda los efectos subletales. Y no se trata del único trabajo. En agosto pasado, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba organizó el primer Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados. Durante dos días se presentaron una decena de investigaciones realizadas por académicos de universidades nacionales. Todos ellos tuvieron en cuenta los efectos crónicos y las consecuencias en el mediano y largo plazo de los herbicidas y plaguicidas. “Existe evidencia científica que es suficientemente fuerte y consistente para reconocer que la exposición a plaguicidas aumenta el riesgo de afectar la salud humana”, afirmó el médico, docente universitario y coordinador del encuentro, Medardo Avila Vázquez. Durante el congreso, investigadores y académicos vincularon los agroquímicos con distintos tipos de cáncer, abortos espontáneos, malformaciones y trastornos de la fertilidad. Recordaron que en la Argentina se utilizan 300 millones de litros de agroquímicos por año y son afectados 12 millones de habitantes.

Hasta que no se realice la revisión de la clasificación toxicológica, el Defensor del Pueblo, Anselmo Sella, instó al Ministerio de Agricultura a elevar al máximo (“sumamente peligroso-muy tóxico”) todos los agroquímicos que no hayan sido evaluados en dosis subletales y crónicas. El Ministerio de Agricultura no cuenta con un listado público de productos que fueron aprobados sin estudios crónicos y subletales, pero desde Renace estimaron que “son la mayoría de los productos que hoy se utilizan en el país y entre ellos se encuentra el glifosato (herbicida pilar del cultivo de soja)”.

La medida de la Defensoría impacta directamente en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), organismos dependiente de Agricultura. El último punto de la Resolución de la Defensoría hace hincapié en cómo deben aprobarse los productos: “Los estudios sobre los que se basan las clasificaciones de los agroquímicos deben ser realizados por entidades de acreditada y reconocida independencia de criterio”.

La soja transgénica y el uso de herbicidas que sustentan la siembra directa fue aprobada en Argentina durante 1996 sobre la base de trabajos de la propia empresa Monsanto.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Argentina: Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal

Argentina: Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal

LA INVISIBILIZACIÓN DE LA AGROECOLOGÍA, LA AGRICULTURA FAMILIAR

Y LA VÍA CAMPESINA

El PEA invisibiliza los sistemas productivos agroecológicos articulados con la agricultura familiar, la vía campesina y la producción cooperativa que están en pugna con el sistema de producción de monocultivo extensivo con agroquímicos.

La metodología del PEA

El PEA es presentado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación como el proyecto que apunta a elaborar colectivamente el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Argentino. Como todo plan estratégico, supone sentar a la mesa de discusión y elaboración a los sectores sociales involucrados.

Uno de los principales componentes metodológicos del PEA es

“La creación de espacios/ámbitos para la elaboración colectiva del Plan. En el caso del PEA estos ámbitos son los Consejos Federales que, de manera ordenada y bajo la conducción del Estado, promueven el involucramiento y compromiso de los diferentes actores con la elaboración de un Plan Estratégico Participativo compartido.”

Estos espacios están referidos a los actores, por lo que adquiere fundamental importancia cuál es la metodología utilizada para definir los actores, cuáles son los actores definidos, cómo se los elige y se los hace participar.

La metodología para definir los actores no está explicada en los textos disponibles. Primero se definen los ámbitos de participación, y luego cuáles serán los actores que se incluirán en ellos.

“En el caso del PEA estos ámbitos son los Consejos Federales que, de manera ordenada y bajo la conducción del Estado, promueven el involucramiento y compromiso de los diferentes actores con la elaboración de un Plan Estratégico Participativo compartido.”

Los cuatro consejos federales definidos

Consejo Federal Agropecuario, integrado por los titulares de los Ministerios o Secretarías competentes en materia agropecuaria, pesquera y recursos naturales, designados por los gobiernos de cada una de las provincias adheridas.

Consejo Federal Asesor de Ciencia y Tecnología, integrado por aquellos especialistas que desempeñan actividades científicas y tecnológicas en todo el país vinculadas al Sector Agroalimentario y Agroindustrial. Podrán ser expertos de universidades nacionales, funcionarios de altísima calificación del INTA y el SENASA, como así también, expertos de organismos internacionales.

Este Consejo funcionará como un think tank (tanque de pensamiento, fábrica de ideas), que actuará como plataforma soporte de calidad y asesoramiento, aportando ideas y visiones expertas a la tarea de elaboración del PEA2. Estará integrado por expertos – especialistas, que aportarán las universidades nacionales, el INTA, SENASA y los organismos internacionales.

Consejo Federal del Sistema Productivo Este Consejo estará integrado por las asociaciones gremiales empresarias representativas de todas las cadenas de valor del sistema agroalimentario y agroindustrial, con representación nacional.

Este Consejo utilizará como herramienta participativa el trabajo en mesas subsectoriales. Cada una de estas mesas se segmentará por cadena de valor y por tamaño de unidad productiva, si técnicamente correspondiere.

Consejo Federal para el Desarrollo Económico y Social: Este Consejo estará compuesto por aquellas entidades de la sociedad civil que representan intereses específicos acerca de cuestiones de carácter público en relación con el Sector Agroalimentario y Agroindustrial, y que se encuentran por fuera de las estructuras gubernamentales – estatales.

La invisibilización de la agroecología, la agricultura familiar y la vía campesina.

Como se expresa al principio de la nota, hay dos sistemas agroalimentarios en pugna:

· Por un lado, el constituido por el sistema de producción de cultivos extensivos con agroquímicos, del cual el sistema transgénico es sólo el último eslabón tecnológico concentrador del ingreso. Está fuertemente vinculado y articulado con las grandes agroindustrias y cadenas de comercialización de supermercados, que expulsa pobladores de los sectores rurales, es ambientalmente insustentable, deteriora la capacidad productiva del suelo en particular y de los ecosistemas en general, erosiona terriblemente la biodiversidad, destruye los procesos ecológicos esenciales, provee alimentos de mucha peor calidad, contamina el suelo y el aire, genera pobreza, enfermedades de origen toxicológico y problemas alimentarios, exclusión social, inseguridad e insostenibilidad económica, pérdida de la soberanía alimentaria, siendo además el principal causante de los gases de efecto invernadero.

Este sistema tiene un consejo consultivo específico: el Consejo Federal del Sistema Productivo, tal como está indicado arriba, al que pueden integrarse sólo por asociaciones gremiales empresarias con representación nacional.

Además cuenta con los mayores recursos y promotores tanto en el Consejo Federal Agropecuario como en elConsejo Federal Asesor de Ciencia y Tecnología. Baste aquí recordar la cantidad de recursos y personal que destinan las facultades de Agronomía de todas las universidades del país, del INTA, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y del SENASA a este sistema productivo.

· Por el otro lado, el sistema de producción agroecológico, articulado con la agricultura familiar, la vía campesina y la producción cooperativa, que provee del 60 % de los alimentos que nos llegan hoy a la mesa de los habitantes de la Argentina, queda desplazado, en el mejor de los casos, hacia el Consejo Federal para el Desarrollo Económico y Social.

Se podría pensar que está bien que esté allí, ya que naturalmente sus intereses son comunes con los de las asociaciones de consumidores, y con las organizaciones de la sociedad civil que protegen el ambiente. Lo que ocurre es que allí pierden visibilidad como alternativa de producción agroalimentaria, por lo que se pierde de vista también que hay una alternativa a todos los desastres que nos plantea el otro sistema.

Para mostrar que se puede producir más y mejor alimento, con inclusión social, sin el desplazamiento de productores, sin dañar la salud de la población que vive cerca de los cultivos, con sostenibilidad ambiental, participando de la resolución de los problemas del cambio climático, es necesario que esta alternativa sostenible desde el punto de vista ambiental, social y económico cuente en el PEA con un Consejo Consultivo Federal Específico.

Claudio Lowy- Ing Forestal – Master en Desarrollo Humano Sostenible

ecolowy@yahoo.com.ar – Móvil: 011-15-6467-5187

FUENTE: www.renace.net